Silencio


Cuando la encontró, no era más que un guiñapo, tenía las manos atadas con sueños rotos, en los ojos le habitaba un mar de caos, su cabello era una sombra negra que decendía casi hasta su cintura.
Se le habían fugado las ilusiones, como cuando arrojas una piedra a una parvada de gaviotas... se habían ido lejos, nadie podría precisar para donde...
Buscó un su bolsillo un copo de nieve que había guardado hace mucho tiempo, pero no había nada... buscó entonces una estrella que llevaba cosida al reverso de la solapa del saco, pero las estrellas, si las guardas en un lugar oscuro, se marchitan.
No supo entonces cómo acercarse, sentía miedo... y un cosquilleo en la barbilla... no sabía qué decirle, las palabras nunca le favorecieron... y su sonrisa... su sonrisa era un remedo.. una mueca rara y torcida, lo mejor, se dijo, es no usarla.
Caminó lento, miraba todo con atención, como buscando un diente león flotando en el aire, pero tampoco lo hubo.
Giró sobre sus pasos, tratando de deshacer el breve recorrido hacia ella, no tenía nada en las manos y esto, no era una buena señal, caminó más lento, así suelen ser las rutas de salida... agónicas... quedas... eternas. No sabía hacia dónde iría con su silencio, tal vez a la esquina próxima, tal vez al fondo del adiós...
Fue entonces cuando ella levantó su rostro y vio una sombra que se alejaba, que se perdía, y no dijo nada, no habló, no arrojó un vaso al suelo... tan sólo se quedó ahí y en ese instante descubrió cómo nace el silencio...

3 comentarios:

Gastón dijo...

Bienvenida a éste, nuestro lugar... en algún punto, esta historia, me hizo recordar a un libro que ya no me acuerdo... a una historia que sé he escuchado, pero que no recuerdo dónde... supongo que tendrá algo que ver el silencio... el silencio que muchos no saben como manejarlo... incluso nosotros, silencio abstracto y duro de ser respetado... que bueno que hayamos creado este lugar, para vivir esos silencios de otra manera... somos pocos... pero hacemos mucho ruido...jejeje...

besos querida!!!!!!

alexa;) dijo...

bruja...

aqui me tienes con el silencio que grita.. bien sabemos de ese espacio que nos carcome los días entre un vocablo y otro...

siempre leerte es reflejarme un poco en el espejo... en lo profundo...

besos muchos...

alexa;)

Anónimo dijo...

Veloz, profundo, exquisitamente poético como la controversia de Batman en un auto blanco. Mis respetos.